Si haces algo bien piensa que siempre habrá un niño asiático que lo haga mejor que tú y por la mitad del precio.