Nena, no muevas tanto la jaula, que se te va a marear la cotorra.
Que lindas piernas, a qué hora abren?
Si te agarro te dejo el flujo a punto nieve!
Quién fuese león de circo, para atravesar esa argolla ardiente…
Ayer pasé por tu casa y me tiraste con una llanta, hoy paso de nuevo así me tiras la goma.
Veni pa’ca, mameta.. que te doy una puñalada de carne.

Mamita, con ese culito, matame a pedos,que quiero morir hediondo”



– ¡Señora! ¡Le cambio la hija por un piano y así tocamos los dos!

– ¡Sería capaz de cojerme a tu perro para entrar en tu familia!

¡¡Si tu culo fuera un banco te la metería a plazo fijo!

¿Bailas?
-No.
-Entonces… de cojer ni hablar, ¿no?