La campaña publicitaria es muy buena, sin guión, de sopetón, tal como es, la cruda realidad. Es bastante efectiva.