Una niña de 4 años sorprende a sus padres, al decirles que ambos gritan como una niña.