Una frase muy acertada con una imagen muy conmovedora. Es verdad, cuando una persona sabe lo que quiere no hay nada ni nadie que lo frene y el «mundo entero» lo admirará.