La típica, uno argumenta que ya se olvidó de alguien, hasta que te dicen «ahí viene».