«De mi perro aprendí, que cuando alguien ha tenido un mal día, no hace falta más que guardar silencio, quedarse cerca y acompañarlo!