Aunque el término (tener a mano una persona siempre dispuesta a prestar servicio para satisfacer la libido) no nació ayer, hay que reconocer que antes se hablaba del tema con mucha menos libertad que hoy y, sobre todo, no se le ponía un verdadero nombre. Por estos tiempos, ante la cotidianeidad de esta modalidad, las ataduras a la hora de hablar del tema, son cada vez menos.

amigo con derecho

Se utiliza, mayormente en períodos de sequía, ya sea directamente sexual, o bien sentimental; lo cual acarrea inevitablemente una discontinuidad en cuanto a la frecuencia sexual se refiere.

Algunas personas no pueden esperar pacientemente a que se les cruce otra persona que cumpla con determinados requisitos y sea candidata al “título”. Aunque cabe destacar que no son pocos quienes prefieren arreglarse solos.

En fin, para aquellos que necesitan el “cuerpo a cuerpo” invocan al denominado sex-friend (o fuck-friend, amigovio, amigo con derecho a roce) quien nada tiene que ver con recurrir al uso de la prostitución (lo cual tampoco tiene nada de malo, excepto los proxenetas por supuesto).

El “amigo con derecho a roce” no se selecciona por catálogo y tampoco se encarga por Internet. No se trata de un juguete sino de un ser humano. Por el contrario, es indispensable respetar algunos criterios de selección con el fin de no equivocarse con la persona y conseguir un servicio 100% garantizado.

Se recomiendan ciertos criterios de selección, a saber:

– Una persona con la cual se tenga antecedentes sexuales muy satisfactorias.

– Puede ser una ex pareja. Pero con la condición de que la ruptura haya sido digerida al 100% por parte de los dos.

– Sentirse lo suficientemente a gusto con esta persona, tanto para intentar posiciones acrobáticas como para no tener vergüenza a la hora de quedar en una situación incómoda.

– Tiene un cumplido fácil y generoso. No duda en darnos confianza diciéndonos hasta qué punto estamos sublimes. Esto siempre va muy bien para subir la moral en tiempos de sequía amorosa.

– Amistad y respeto. Entre los dos no hay juicios morales.

– Siempre dispuesto y responde rápidamente cuando se le llama. Sin hacer demasiadas preguntas.

El hecho de tener un “sex-friend” de manera inocente y sin preocuparse por las consecuencias´es irreal. Incluso cuando no se trata “más que de sexo”, hay algunas reglas que respetar con el fin de no sufrir ni hacer sufrir, según publica el sitio enfemenino.com.

A continuación algunos tips para evitar malos momentos:

– No enamorarse. Lo cual no siempre es fácil. A fuerza de mantener relaciones sexuales con otra persona pueden nacer los sentimientos. Hay que estar muy seguro para evitar que las flechas de Cupido te alcancen.

– A la mañana siguiente, no hay que esperar un ramo de flores, un sms de amor. Hay que prepararse para no tener noticias de la otra persona durante algún tiempo.

– Claridad desde el principio de la relación. Sin utilizar forzosamente la fórmula: “¿Querés ser mi sex-friend?”, hay que hacerle entender perfectamente que no se busca ninguna relación.

– Si uno se da cuenta de que su “amigo con derecho a roce” empieza a desarrollar sentimientos enamoradizos, se recomienda poner fin a la relación o volver a hablar del tema para redefinir la situación. No hay que hacerle creer que cualquier cosa es posible para, simplemente, beneficiarse de su cuerpo.

– No elijas como “sex-friend” a una persona por la cual sientas algo más que una mera atracción para conseguir “cazarlo”. Mala idea.

– Utilizar siempre preservativo con tu “sex-friend”. Quizá tiene este papel ante numerosas parejas.

– Se prohíben las salidas “en pareja”: nada de cine, de cenas los dos solos, de fin de semana en una casa rural, ni de presentación a tu grupo de amigos. Así se evitan los malos entendidos sobre las intenciones.

– Aprender a no mostrarte posesiva. “¿Tenés otra pareja de este tipo?” Está en su derecho.

– No dudar a la hora de jubilar al fuck-friend en cuanto se comience una relación con una nueva persona. Aunque, cuidado, que ya no te acuestes con esa persona no significa que haya que tirarlo como si fuera un trapo viejo. Después de todo, en “amigo con derecho a roce” está incluida la palabra “amigo”. Explicar la situación y mantener el contacto (sin que pase nada).

– En fin, no hay muchas reglas. Y perfectamente puede ocurrir que los dos “compañeros de sexo” se enamoren el uno del otro para comenzar una bonita historia.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)