Un estudio publicado en la revista Plos One por investigadores españoles del CSIC permitirá conocer los gustos dispares de algunos artrópodos y conocer mejor los modelos de transmisión de enfermedades infecciosas.

mosquito-researcher-insect-photo-cartoon

Una de las grandes dudas del ser humano siempre ha sido averiguar por qué razón le picaban los mosquitos. Un grupo de investigadores del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha aplicado un método para saber cómo identifican los artrópodos –mosquitos, pulgas y chinches– a sus víctimas, procedimiento que les permitirá predecir los modelos de transmisión de enfermedades infecciosas como la fiebre amarilla, el dengue o la malaria y, a su vez, elaborar mejores políticas de control.

Pero…¿en qué consiste la novedosa técnica? Cuando un insecto nos pica una parte de nuestra sangre se queda en su aparato digestivo y es ese ADN el que los científicos han analizado. Las conclusiones del estudio se han publicado en la revista Plos One. Lo que les posibilita el análisis es descubrir en qué momento los mosquitos pican más al ganado, en cuáles más a los humanos y por qué.

Uno de los autores de este trabajo es el investigador del CSIC Jordi Figuerola que afirma que “las nuevas técnicas moleculares servirán para determinar, por ejemplo, si tener animales de compañía sirve para que los mosquitos piquen menos a las personas y más al perro, al gato o al canario”. También podrá ser una fuente importante de información para averiguar cómo afectan los cambios en la abundancia de hospedadores alternativos al riesgo de contacto de las poblaciones humanas con el virus West Nile en Estados Unidos o Europa, o el dengue en Sudamérica, Asia o África.

Otro posible caso de aplicación podría ser la fiebre amarilla que solo se da en África, Sudamérica y Centroamérica, que se transmite por mosquitos y afecta a primates y humanos. Figuerola declara que “se cree que el virus se mantiene en los monos y en ciertos momentos se dan brotes epidémicos. Con este método podremos entender si estos brotes son debidos a cambios en los patrones de alimentación de los mosquitos, o qué especies actuarán con más facilidad como puente entre monos y humanos”.

GUSTOS PECULIARES

¿Les suena lo de la sandre dulce, no? Pues a partir de ahora no les va a servir de excusa, esa creencia “ no parece tener fundamento científico” reconoce Jordi Figuerola. Si le pican los mosquitos es porque huele a queso o a sudor. Como lo oyen. A los bichitos no les gustan los olores agradables. Les agrada la temperatura corporal y la ropa húmeda, especialmente si la empapan en sudor. Otros se sienten atraídos por sustancias presentes en la piel y al Anopheles Gambiae le agrada el olor del queso llamado Limburguer cheese ya que la bacteria implicada en su producción está emparentada con otra que vive en los pies humanos. Tengan cuidado porque según las familias a las que pertenezcan, estos ‘encantadores’ seres vivos pican en lugares distintos.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)